MIS OTROS RELATOS (III)

Hoy os comparto otros dos relatos que fueron finalistas y que aparecen en dos antologías, la primera de ellas de terror (no puedo negar que es mi género favorito) y la segunda no sabría muy bien en que categoría catalogarla. A vosotros decidirlo. Por supuesto al final del post os dejo los links por si alguien quiere cotillear los libros. Empezamos.

EL ESPEJOadf92e_6750a826072cb1afb16e721677bba92d 5

No sabía si achacarlo a las copas que se había tomado, o simplemente al dolor de cabeza que desde hacía dos horas le estaba atormentando, pero parecía que todo le daba vueltas. Cada vez que tumbaba, la habitación parecía girar y girar. Finalmente se levantó y se dirigió al cuarto de baño. Necesitaba darse una ducha, tal vez si se refrescaba un poco conseguiría detener aquel incesante baile que los objetos que le rodeaban efectuaban.

Allí se encontraba, frente al espejo de su aseo y parecía que la cosa iba a mayores. Ahora era aquel trozo de cristal el que parecía ondular. De repente empezó a emitir extraños destellos de vivos colores. Acercó la mano y sintió el miedo recorrer sus venas, lo había atravesado. Pensaba que todo era producto de su imaginación y alargó de nuevo el brazo. Ahora vive prisionero en el otro lado de su propio espejo.

PERSEGUIDO

Era la quinta vez en diez minutos que miraba por el retrovisor, y aquel vehículo seguía detrás de él. Había cogido cinco carreteras distintas, giradoadf92e_53d8791bde9fed2f4230f2edf821eec3 en tres rotondas sin necesitarlo para esquivarlo, pero allí seguían aquellas dos pequeñas luces que eran los faros de su perseguidor. Empezaba a ponerse nervioso, y tomó una decisión.

En un tramo recto, de varios kilómetros, se detuvo en el arcén no sin antes echar un último vistazo al espejo retrovisor. El otro lo hizo también. Descendió dispuesto a averiguar quién le seguía y por qué. Pero cuando miró hacia la dirección en la que tendría que estar su perseguidor, se sobresaltó. Ningún vehículo había. De hecho ninguno se vislumbraba en aquella enorme recta. Montó de nuevo sorprendido y cuando en el espejo retrovisor vio nuevamente los dos puntos de luz, se giró con brusquedad, pero no había nada.

Entendió que nunca podría escapar de lo que huía: su pasado.

Ambos libros publicados por Argerust, uno de ellos en el segundo certamen homenaje a Edgar Allan Poe y el otro en un certamen titulado On the road, aquí os dejo los links y como siempre digo, besos y abrazos a repartir.

Terror: 200 Microrrelatos II Certamen Homenaje a Edgar Allan Poe

On the Road: 200 Microrrelatos Certamen On the road

Anuncios
Esta entrada fue publicada en RELATOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s