MIS OTROS RELATOS (y VII)

Para acabar esta serie de entradas sobre los relatos que no aparecen en mis libros y que han sido publicados en antologías, vamos con los dos últimos, uno en un certamen de ciencia ficción y otro en uno erótico. Al final del post los enlaces y como siempre digo, besos y abrazos a repartir.

INVASIÓNnovumportadasimple

Levantó la mirada y contempló como las últimas naves se perdían en los cielos. La victoria había sido total, y la población había sido sometida. El ataque fue tan rápido, tan efectivo, que nada pudo hacer ésta para enfrentarse. La tecnología de aquellos invasores en nada se parecía a la más avanzada de aquel planeta. Los ciborg, que eran los soldados de aquel ejército alienígena, eran inmunes a toda arma y el metal con el que estaban fabricados resistía el calor y el frío extremos. Nada se pudo hacer para evitar la derrota.

 Ahora que todo había acabado, XP-345, robot de máxima graduación contemplaba a través de su visor el desolado paisaje que desde la colina se divisaba. Fuego, destrucción, dolor. Palabra ésta última que desconocían. Habían sido construidos para aniquilar, masacrar, destruir. No dejaban prisioneros, no los necesitaban. No tenían sentimientos, no podían apiadarse, su única misión era matar y lo hacían bien.

No venían por materiales preciosos, ni por agua, ni por materias primas, su única misión era sembrar el terror, acabar con toda forma de vida y continuar. Eran una plaga, eran exterminadores. El visor se encendió de nuevo, desde la nave nodriza ya habían dado las coordenadas del siguiente planeta que tenían que invadir. El tercero de un sistema con una sola estrella, al que los habitantes del mismo llamaban Tierra. A pesar de ser un ciborg, algo parecido a una sonrisa en aquel rostro mecánico se dibujó.

PASIÓNErosPortadaSimple.jpg

Nuestros labios se rozaron, mientras mis manos recorrían tu cuerpo con ansiedad, deseando desnudarte, deseando que fueras mía. Mis dedos te acariciaban con dulzura, deslizándose sobre tu piel, erizándote el vello, haciendo que te estremecieras, que de tu garganta se escapasen gemidos de ansiedad. Te tumbé sobre la cama, mientras desabrochaba tu blusa a mordiscos, mientras con mis manos juguetonas recorría con lentitud tu cuello. Tú querías abrazarme, yo pretendía llevarte a un mundo de pasión que desconocías. Cogí tus manos con delicadeza, y las coloqué bajo tu cabeza, impidiéndote que las usaras. Aparté ambos lados de la blusa, con mis labios recorrí la distancia entre tu cuello y tus pechos, recreándome en cada centímetro de piel que acariciaba con ellos. Tú te revolvías, temblabas de ansiedad, de ese deseo que te comía por dentro, de esa pasión que te consumía, que querías liberar.

Mis dedos descendieron hasta tu cintura, tan lentamente, tan despacio que el tiempo pareció detenerse. Tú te estremecías, mordisqueabas tus labios mientras dejabas escapar en susurros entrecortados, pequeños suspiros. Te arranqué la falda, te desnudé, me desnudaste. Nuestros cuerpos retozaron sobre las sábanas, nuestras almas se fundieron en una, nuestros cuerpos sudaron mientras hacían el amor. La pasión nos consumió, la razón nos abandonó.

Ciencia ficción: Novum III Certamen de microrrelatos ojos verdes ediciones

Erótico: El sueño de Venus I Certamen de relatos eróticos ojos verdes ediciones

Anuncios
Esta entrada fue publicada en RELATOS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s